¿Quién le pone la matrícula a la bici feroz?

Foto de matricula obligatoria de bicicletas 1959 - Desde Gijón y en Bicicleta

Resuenan los tambores del cochismo que late inmarcesible en cada rincón de la patria. Al amor de las hilarantes propuestas del Real Automóvil Club de España retumban rítmicamente como esas imprecaciones por la naturaleza incivil de nuestra práctica ciclista cotidiana que nos llegan (a voces) desde las ventanillas de los coches. “Que paguen impuestos“, “se creen los amos de la carretera“,  “se saltan los semáforos” o “invaden las aceras” son formulaciones bien conocidas de la demonización del grupo social dominante cochista hacia su némesis, los ciclantes. La Teoría de la Identidad Social sugiere que esa gente está muy necesitada de una identidad cultural (normal en estos tiempos de ciudadanía anómica) y mucha autoestima.

.

Miles de “geniales” aportaciones sobre las matrículas, seguros y licencias de conducción inundan diarios, blogs y redes sociales. “Ladran, luego cabalgamos” diría Dani Cabezas. Cabalguemos pues sobre sus huecos cráneos con un poco de lo que les falta: datos veraces y razones.

La matrícula obligatoria

Al Ministerio del Interior del Gobierno de España se le da muy bien matricular coches, motos y camiones. No debería ser un gran problema hacer lo mismo con las bicis. ¿Por qué no se hace entonces? Examinemos el panorama. Sigue leyendo

Anuncios