Reinventando Alpe d’Huez (je suis perdu)

AlpeHuez_headerAlpe d’Huez siempre ha sido final de etapa hasta que este año la organización del Tour han aprovechado el Col de Sarenne para convertirlo por primera vez en la historia en puerto de paso y final de etapa… en la historia de la carrera amarilla pero no en la de los ciclogrimpeurs como el que escribe en su Desafío Alpes 2013.

Esta es la breve semblanza del pasado martes 9 de Julio en que Javier y yo afrontamos con éxito la subida a Alpe d´Huez, quizás la ascensión más emblemática del Tour de Francia. No obstante, después de conquistar colosos como el Mont Ventoux, la Croix de Fer y el Col du Galibier, esta no era la subida que hubiéramos escogido: quizás nos hubiera apetecido el Col de la Madeleine (a ambos, pues tenemos una gran sintonía en estos extremos) pero la “responsabilidad” se impuso: las 21 curvas de l’Alpe debían ser la última joya de nuestra corona alpina para evitar el riesgo de pasar el resto de nuestras vidas respondiendo con un airado gesto negativo a la pregunta ¿subiste Alpe d’Huez?.

L'Bourg d'Oisans, calle central

L’Bourg d’Oisans, donde el Tour es una religión

Llegar a Bourg d’Oisans y sentirse en un cuento de hadas yanki es Sigue leyendo

Anuncios

La montaña del Tour de Francia 2013

logo montaña

Como comentaba en el Especial del Tour de Francia 2013, el recorrido de esta edición del Tour de France es tan innovadora en su continuidad que asusta: Mucha etapa para velocistas y la montaña justa para no hacer doblar la rodilla a los “corredores completos” en favor de los escaladores puros.

Pero aunque la montaña esté algo descafeinada, hay que decir que honra a alguna de sus montañas más visitadas: Peyresourde, Mont Ventoux, Alpe d’Huez, Glandon o Madeleine están presentes para dejar destilar sufrimiento de las piernas de los ciclistas. Lo que se reprocha es el injusto olvido de otras muchas que podían habernos robado varias siestas con final al sprint. Pienso en otra etapa en los Pirineos con Aubisque o Tourmalet y el final en Port de Bales, un final en Luz-Ardiden u Hautacam… sueños de una noche de verano.

Subida a Alpe d'Huez

Subida a Alpe d’Huez, las 21 curvas más famosas del mundo

Sigue leyendo

Critérium du Dauphiné 2013 en TV y online

logo

Desde el domingo 2 de junio al 9 de junio se disputará el Critérium del Dauphiné (oficialmente: Critérium du Dauphiné), una apasionante carrera ciclista por etapas que se corre en los Alpes franceses y que supone la antesala del Tour de France.

Creada en 1947 por Georges Cazeneuve y organizada por el diario francés Le Dauphiné Libéré,  pertenece a la máxima categoría del UCI WorldTour y desde 2010 es organizada por ASO Sigue leyendo

Un claro entre las nubes / A sun spell breaking the clouds

Estado

[In English at the end. Take me there!]

small_espana-sin-escudo101687_resizeLa verdadera temporada ciclista profesional comienza para mí con la París – Niza el próximo domingo 3 de marzo. El Tour de San Luis o la Vuelta a Oman son juegos de niños. Arrancan las clásicas, llega el Infierno del Norte y los héroes de la carretera empiezan a jugar sus cartas.

Mientras, en Cimadevilla, lejos de Flandes, Roubaix o Lieja, una inquietante sensación se apodera de mi: un vacío en el pecho, las piernas inquietas, la mirada que se escapa por la ventana buscando la silueta de El Curbiellu. Sintomatología conocida. Ya he pasado por esto. Y seguro que muchos más están pasando por ello ahora mismo. No es la gripe: es la fiebre de la bicicleta.

El curbiellu_crop

Final de la subida El Curbiellu desde Peón (Photo: AcB)

Estas semanas de invierno inclemente, mi flaca permanece aparcada (que no olvidada) mientras yo pedaleo por las carreteras de la mente, surcando rutas desconocidas y asaltando nuevos retos durante mis melancólicos paseos por La Atalaya en compañía de Alba.

Cada claro que aparece entre las nubes, cada hora que transcurre sin llover, hace que en mi cerebro se agolpen perfiles y altimetrías de la Cordillera, salidas de kilometradas imposibles, viajes veraniegos en bicicleta ligero de equipaje, asaltos al Galibier, Croix de Fer o Alpe d’Huez. Y ahí se quedan, atascados, hasta que la tempestad amaine y las piernas puedan, por fin, hacer justicia en los viejos caminos polvorientos, a lomos de mi bienamada TREK.

Sigue leyendo