La movilidad de Asturias en el laberinto

Fernando Lastra y Esteban Aparicio - Desde Gijón y en BicicletaHace un mes vaticinaba en las páginas de La Nueva España más retrasos insostenibles para la aprobación del Plan Integral de Movilidad Sostenible y Segura de Gijón (PIMSS) por la entrada en vigor la Ley de Transporte Sostenible del Principado de Asturias que establecía que los planes de movilidad urbana como el PIMSS de Xixón habrían de someterse a dictamen favorable de la administración regional. Retrasos que acumular a los provocados por la falta de liderazgo político pro-movilidad sostenible que reina en Gijón y por la insensata dejación de funciones del ejecutivo de Foro en el Ayuntamiento de Gijón que dejó durmiente el PIMSS más de dos meses sin llevarlo a Comisión de Gobierno donde iba a ser aprobado.

En el laberinto…

Aunque la Agencia Regional de Transportes y Movilidad y el Consorcio de Transportes de Asturias consideran que el PIMSS se alinea con todas las líneas que marca la ley asturiana del transporte, ahora técnicos de la Consejería de Transportes parece que preparan un informe de no conformidad por faltar la “Evaluación Ambiental Estratégica” de la que hablar el artículo 13 de la ley.

Mis peores temores se habrían cumplido: Si obligaran a elaborar esa EAE antes de aprobar el PIMSS significaría la inmediata paralización de cualquier actuación que revierta la situación insostenible de la movilidad y el transporte en la ciudad. Este es el panorama que se abriría: preparación de pliegos, licitación de la elaboración de la EAE, elaboración propiamente dicha, información pública, alegaciones, etc. Si el proceso estuviera en marcha hoy mismo para diciembre de 2019 estaría lista y si fuera todo “rodado”, el Principado nos podría “dar de paso” en enero o febrero del 2020 un Plan que se habría finalizado año y medio antes merced al impagable trabajo ciudadano en el Foro de la Movilidad de Gijón. Y pendiente entonces de aprobación por una nueva Corporación que no va a conocer el PIMSS y seguramente sin ningún interés por aprobarlo sin modificación para dejar “su impronta”. La movilidad de Gijón en el Día de la Marmota.

Peleando por el AMCA y con la pata bien metida en el charco

Mientras la movilidad del área metropolitana central de Asturias se agosta bajo el fantasma de nuevos localismos pacones y la sombra del faraón Lastra, esta situación que amenaza al PIMSS de Gijón afecta también a Oviedo cuyo Plan de Movilidad Sostenible fue presentado en octubre del 2018 y con dos palmos de narices se habrán quedado en Avilés con su plan recién adjudicado en febrero de 2019 y con el objetivo de que la empresa adjudicataria redactase el plan en seis meses para disponer de un documento definitivo antes de que acabe este año. Cuando salgan del shock, veremos como lo capean.

La Ley del Principado de Asturias de Transportes y Movilidad Sostenible de 12/2018, nacida del proyecto de ley que el Gobierno del PSOE lanzó en 2014 para su tramitación parlamentaria, era un exponente privilegiado de la bajísima calidad de la producción legislativa del ejecutivo socialista. Tres años más tarde, en 2017, la Ley tenía muchas papeletas de no ser aprobada por el rechazo de todos los colectivos implicados en la movilidad sostenible y los grupos políticos que amenazaban con presentar enmiendas a la totalidad y devolver el proyecto al Gobierno para su reforma integral. El trabajo denodado de Héctor Piernavieja, diputado regional de Podemos, salvó a la Ley de la quema: negociando artículo a artículo, introduciendo modificaciones que nacían de su contacto con expertos de la sociedad civil, logró enderezar el monstruo que amenazaba con limitar las posibilidades de lograr una movilidad más racional en la región. Lo que no era trabajo de este diputado es lo que quedó sin hacer y ahora amenaza con ahogar a las tres grandes ciudades de Asturias: incluir en la redacción de la Ley una Disposición transitoria que regulase una transición ordenada para su entrada en vigor que impidiera que los PMUSS de Gijón, Oviedo y Avilés (que estaban en diferentes fases de renovación) se quedaran atrapados en esta situación. Un aplauso para los servicios jurídicos de la administración regional por su consideración de cosas tan banales como la seguridad jurídica.

La salida…

De este marasmo se podría salir fácilmente con la voluntad y valentía política que hace falta para impulsar la movilidad sostenible. Siguiendo lo que establece el artículo 17 de la Ley, la Consejería podría emitir un informe acerca de la conformidad del PIMSS (y los planes de Oviedo y Avilés, en su caso) con la planificación del Principado de Asturias sobre movilidad o transporte público y en el mismo incluir la no presentación de una evaluación ambiental estratégica que requiere el artículo 13 “Instrumentos de Planificación”. Esta solución nos permitiría aprobar el PIMSS en Pleno en marzo o abril y abrir un plazo para elaborar esa evaluación.

Ver veremos, dijo un ciego. De momento así están las tres ciudades: atrapadas en una red tejida por la incompetencia. In albis, por el espíritu atrofiado de los técnicos y políticos y por la letra tullida de la ley.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .