Pioneros del activismo probici: Alborá Bici-ecologista

Foto de Programa de Biciescuela La Alforja - Desde Gijón y en Bicicleta

Gijón es una ciudad que puede tener bien a gala haber estado en la vanguardia del movimiento probici.

Con el dictador aún vivito y fusilando, el Colectivo Ecológico Libertario (CEL), ya pedía una ciudad para la bicicleta. Pero fue la asociación bici-ecologista Alborá el primer grupo genuinamente probici de la ciudad, que vino a abrir un nueva vía de lucha “ecologista”, en el ambiente de la época dominado por la reivindicación en materia de defensa de los espacios naturales, la fauna o la lucha contra las centrales nucleares, las líneas de alta tensión, etc.

Alborá Bici-Ecologista por la movilidad sostenible

En aquellos tiempos en los que el modelo cochecentrista estaba en vigoroso desarrollo, Alborá tomaba la bandera de la reivindicación de la bicicleta con músculo ideológico y energía transformadora en las calles.

En 1985, Alborá participaba ya en los míticos Encuentros de Ruidera (el primer Encuentro de Cicloturistas de ConBici) y fueron los organizadores de la segunda convocatoria de estos Encuentros de Cicloturistas y Ciclistas Urbanos de ConBici en Cabrales en 1986.

Además, Víctor Guerra, como portavoz y padre de Alborá Bici-Ecologista, fue el primer motor de la idea de reconvertir la vía ferroviaria que cruzaba el valle de Quirós y el Trubia para uso cicloturista y senderista, idea que daría origen a la Senda del Oso.

Foto de Víctor Guerra fundador de Alborá BiciEcologista - Desde Gijón y en Bicicleta

La Biciescuela de La Alforja

Otra buena prueba de la potencia transformadora de Alborá es el pionero programa de Biciescuela que bajo la marca La Alforja ponía en marcha en los colegios de Gijón a mediados de la década de los 80 con la ayuda del Patronato Deportivo Municipal.

Con un programa basado en  talleres de mecánica de la bici, proyecciones sobre seguridad vial y, sobre todo, en prácticas de circulación en calzada, de tal modo que los escolares adquirieran las habilidades básicas en condiciones reales de uso de la bici en Gijón, por la calzada y sin policía. Las salidas se apoyaban en la experiencia del programa “Descubrimos la Ciudad” que Paco Abril y el CEP de Gijón llevaban adelante con el autobús como modo de transporte.

Fotos de Material didáctico de Biciescuela La Alforja - Desde Gijón y en Bicicleta

El programa de Biciescuela de La Alforja nacía en 1986 y prolongó su actividad hasta el curso 1999-2000. Su imponente labor que se refleja a las claras en las cifras de estos dos años:

  • En el curso escolar 87-88, 2400 escolares (1500 niños y 900 niñas) de los colegios de Gijón participaron en la Biciescuela.
  • En el curso escolar 98-99 hubo 968 participantes (775 niños 124 niñas y 69 profesores). La intervención se llevó a 14 colegios (CP. Atalía, CP. Asturias, CP Clarín, CP García Lorca ; CP Menéndez Pidal, CP Nicanor Piñole, Sanatorio Marítimo, CP. Miguel de Cervantes; CP LLoreu; CP Martínez Torner, CP Lope de Vega, y el CP. Santa Olaya), con un total de 52 itinerarios y 36 proyecciones.

Como dice Victor Guerra “Ese fue el germen de toda un actividad en pro de la bici, de las reivindicaciones ciclistas por Gijón de carriles bicis, y aparcamientos,  y eran los propios chavales los que sufrían en su carnes el tener que lidiar con el trafico gijonés“. Muchos de esos escolares son (somos) los ciclistas y los activistas de hoy y todos tenemos una deuda de gratitud hacia estos pioneros, nunca olvidados pero escasamente reconocidos.

Foto de Paco Sandoval y Victor Guerra, Monitores de Biciescuela La Alforja en 1986 - Desde Gijón y en Bicicleta

La enjuta presencia de la movilidad ciclista en los curricula de la escuela gijonesa en 2016, da una idea de la increíble y avanzada tarea llevada a cabo por Víctor Guerra como coordinador y sus monitores Carolina Campos, Luis G. Benito, Francisco Sandoval, Tomas Lázaro, etc. Y es que hoy, únicamente los intentos de la Biciescuela de Asturies Conbici o el programa “Biciescuela: Yo en bici… y tu?” del Colegio Publico Miguel de Cervantes premiado por la Comisión Europea en los “Road Safety Awards“, unido a alguna actividad aislada de centros educativos (la consabida marcha ciclista primaveral), acercan a los programas educativos el fomento de la movilidad ciclista.

Un despropósito que hay que solucionar.

Fuentes:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s